José Miguel Évora: “La información que recibíamos sobre ‘Quién maneja mi barca’ era para emborracharte, porque éramos favoritos”

Estábamos en una excursión en barco por un lago de Baviera y nos leen la prensa; en letras gigantes, no en un apartadito, diciendo que España era favorita. Nosotros ni nos lo creíamos; la verdad es que sentíamos que era una cosa extraña en todos los sentidos, ¡porque aquello era flamenco! La información que recibíamos era para emborracharse“. Es José Miguel Évora, autor de la música del ‘Quién maneja mi barca‘, tema con que Remedios Amaya representó a España en el Festival de Eurovisión 1983. Isidro Muñoz, hermano de Évora, fue el autor de la letra. Las perspectivas, en Munich, eran inmejorables; “el tema ha tenido montones de versiones; hasta me llamó un grupo inglés para pedirme permiso porque lo querían cantar ellos“, recuerda el compositor y productor musical en una entrevista concedida al Eurobloc. “Varios días antes del Festival te llaman y te dicen; ¡oye!, ¡que hay 9 países donde quieren comprar el tema!; Francia, Italia, Alemania, el Reino Unido…“. La composición, que precisamente ayer estrenó una reversión cantada por Remedios Amaya, incluida en el nuevo trabajo de la artista titulado ‘Rompiendo el silencio‘, llegó a ser incluida en una colección de canciones para ser cantadas en karaoke; “The ultimate Latin karaoke collection“. “El ‘Quién maneja mi barca’ funcionó como nos han funcionado muchos temas de este tipo; ¡en España vendió muchísimo! Y habría vendido igual aunque no hubiese ido a Eurovisión, porque es el típico tema que funciona; el prototipo de tango-rumba que funciona y que aún sigue funcionando“, asegura Évora, que también fue el director de orquesta de Remedios Amaya en el Rudi-Sedlmayer-Halle de Munich.

España y Turquía finalizaron empatadas con 0 puntos

España y Turquía finalizaron empatadas con 0 puntos

Pero llegó el día D, el 23 de abril de 1983, y Remedios cosechaba el último cero con que España ha saldado una participación eurovisiva. “¿Cómo se come esto?”, se pregunta Évora; vuelves a casa y te repites; última, sí, pero se ha convertido en número 1. ¡No lo entiendo! Yo me quedé absolutamente perplejo, porque no entendí nada“. Treinta y tres años más tarde, Évora sigue sin encontrar una respuesta a esa pregunta; ‘¿Cómo se come esto?‘. “Beethoven era abucheado en Alemania. ¡La gente compraba tomates y huevos para tirárselos!“, declara. Asegura que nunca se ha planteado si el famoso cero fue justo o no. No obstante, tiene claro que quien salió perjudicada con toda aquella aventura en Eurovisión desde un único punto de vista fue Remedios Amaya; “Remedios no era ni nunca de debió ser una cantaora para masas; y Eurovisión está pensada para el gran público. Remedios es para gente con más nivel, no para turistas o graciositos del flamenco; no es para gente que se divierte con el ‘Volando voy, volando vengo’ de Camarón. ¡Eso no es flamenco! Remedios es una gran cantaora, de una talla y una pureza inmensa, de lo que cada vez hay menos, y eso exige un público más especial”, declara Évora. Quedar última, en sí, probablemente no fue una lacra para la cantaora; “si hubiera ganado, a lo mejor hubiera hecho 40 ferias, pero nadie te contrata en el Real Musical porque hayas ganado el Festival de Eurovisión“, comenta. “Remedios quizás perdió en lo que tenía que perder para ganar en otras facetas” de su carrera, sentencia el músico.

Remedios Amaya, Eurovisión 1983 (Youtube)

El cero, que España compartió con Turquía, levantó muchas ampollas en aquel momento. “Vergonzoso ridículo de TVE en Eurovisión“, titulaba el diario ABC al día siguiente. En general, nadie culpó a Remedios Amaya; lo que se pidió fue la cabeza del entonces director general del Ente, José María Calviño, por la “dejadez” con que se tomaban los asuntos de Eurovisión en aquella época en RTVE. Gabriel Jaraba, en su crónica para El Periódico de Catalunya, describía el número de Remedios Amaya en el Festival de la siguiente manera: “Interpretación vigorosa: pies descalzos, voz en su sitio, gesto preciso, incluso una vuelta sobre sí misma que coincidió con la caída del compás que indicaba en aquel momento la partitura. Fue toda una profesional que tenía mucho más que decir que la mayor parte de los que vimos en el escenario“, ya que, según el periodista, Remedios Amaya estuvo rodeada de “cantantes desconocidos fuera y dentro de sus fronteras de origen; composiciones vulgares, puestas en escena e interpretaciones sonrojantes“. Pero, verdaderamente, ¿fue aquella elección realmente un acto de dejadez por parte del Ente público?; José Miguel Évora no lo cree así; concursar con un tema flamenco en Eurovisión no tiene porque ser un castigo; “nosotros tenemos nuestra música en España, y ¡así lo hacemos!“, declara. “Quizás pensaron: ‘Si hacemos algo original pues igual funciona, ¿no?“. 

Remedios Amaya en Eurovisión

Remedios Amaya en Eurovisión

Pero más allá del cero en Eurovisión y del paradójico éxito en las ventas, José Miguel Évora destaca que el ‘Quién maneja mi barca‘ se ha convertido ya en un clásico de la música española y también del Festival; “Podemos preguntar a quien queramos; pedirles ‘cántame el tema de Eurovisión del año pasado’… ¡No se acuerdan! Pero les preguntas por los de hace 20 o 25 años y te los cantan“. José Miguel Évora, hermano de Manolo Sanlúcar, ha dirigido varias orquestas y ha compuesto para un sinfín de artistas, como Camarón de la Isla y Enrique Morente, entre muchos otros. Actualmente, dirige la Sinfónica de Sevilla en el espectáculo ‘Fandango, sinfonía de la luz‘, estrenado esta semana en el Teatro Maestranza de Sevilla, y que cuenta con la participación de varios cantaores de prestigio como Macarena de la Torre y Antonio Rastrojo, entre otros. A los 14 años, empezó a componer para Las Grecas, el dúo que puso de moda el flamenco-pop y que vendió “600.000 unidades cuando en España no había 600.000 equipos de sonido“, recuerda el maestro; “aquéllo fue histórico y no se ha vuelto a dar“, asegura.

Évora explica que el ‘Quién maneja mi barca‘ llegó a Eurovisión por puro azar; “mi hermano Isidro y yo estábamos componiendo un disco para Remedios. Yo era el director de la grabación. Un día estábamos en el estudio, cuando el productor de la compañía invita a Paco Cervantes, director de Musicales de TVE, a visitarnos. Cervantes llega, oye lo que estamos grabando y dice: ‘Me encanta este tema; ¡qué especial sería llevarlo a Eurovisión!’. Nosotros, muy sorprendidos, porque en ningún momento pensamos que un tema flamenco llegara a ir al Festival. No se me ocurrió que algo medio flamenquito pudiera ir a Eurovisión“. Y lo que tenía que ser una canción para una artista entonces totalmente desconocida para el gran público, se exporta a Europa por la vía rápida. “¡Y no se cambió absolutamente nada! Se dejó tal cual se estaba grabando para el disco de Remedios“, recuerda Évora, que no ha participado en la nueva versión del tema que Amaya ha incluido en la pista número 7 de su nueva producción, a la venta desde hoy mismo.

(Foto de cabecera: Portal de Cádiz)

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Translate »